El pasado 25 de mayo se cumplió un año desde que Verónica, mujer trabajadora y madre de dos hijos, se suicidara después de que se difundiera un vídeo sexual entre sus compañeros de trabajo y esto fuera objeto de burla y mofa hasta el punto de convertirse en un caso de acoso sexual colectivo. «El machismo se ha cobrado una nueva vida«, decían los titulares de las noticias el año pasado. Es cierto que la violencia de género puede matar a sus víctimas de muchas y diversas formas, y eso a veces se nos olvida. La violencia de género puede ser sutil y puede pasar desapercibida para muchas personas por mucho que nos sorprenda.

Un compañero de trabajo puede estar gastándote una broma sexista sin estar tomando conciencia de las repercusiones que puede tener esto en nuestras vidas. Lo que es seguro, es que sin una correcta formación y sensibilización en género muy pocas personas podrán detectar con facilidad este tipo de riesgos. Esto pasa porque aunque nos cueste reconocerlo gran parte de la sociedad sigue anclada en el pasado y esto no puede seguir así. Tenemos que tener muy claro que dar por hecho que hoy en día todo el mundo es consciente de la lacra social que es el acoso sexual en nuestra sociedad es un error.

La sensibilización en acoso sexual como una estrategia clave

IVECO, la empresa en la que ocurrió, se encuentra altamente masculinizada por lo que no es de extrañar que se diera un caso de acoso sexual ya que es en estos entornos donde esta problemática se da con mayor incidencia. A pesar de contar con un protocolo de prevención del acoso sexual, la empresa no tomó las medidas adecuadas cuando Verónica acudió a solicitar ayuda por el acoso sexual que estaba sufriendo por parte de sus compañeros. Se catalogó lo ocurrido como un «problema personal» en el que la empresa no tenía por qué intervenir. Por supuesto, ante la recepción de información de acoso sea del tipo que sea la empresa siempre se debe activar una investigación sobre el conflicto y siempre se debe proteger a la víctima.

prevención acoso sexual

El acoso sexual es un delito que debemos prevenir en las organizaciones.Volvemos a recordar que si no formamos y sensibilizamos a las organizaciones y cuando digo organizaciones me refiero a la totalidad de la organización sin olvidar a la dirección y al personal de recursos humanos, difícilmente podremos remediar lo que está ocurriendo. El procedimiento de denuncia que interpuso CCOO por no activar el protocolo de acoso sexual sigue abierto pero  hemos comenzado esta semana con la noticia de que se ha archivado el caso de suicidio debido al acoso sexual que había sufrido Verónica por que no se han encontrado culpables. Por que no hay pruebas.

El Artículo 197 del Código Penal recoge y penaliza la difusión de imágenes y vídeos personales sin consentimiento con el objetivo de vulnerar la intimidad. ¿Cómo es posible que sea imposible encontrar ni un solo culpable cuando la realidad es que el vídeo había sido reenviado de forma masiva entre un gran número de trabajadores de la empresa?¿cómo podemos sentirnos protegidas las mujeres por nuestras organizaciones y la justicia ante una situación así?

Hablamos de Justicia Patriarcal porque no es la primera vez que nos encontramos ante una sentencia que deja impune a un maltratador, en este caso era un grupo de personas quienes atentaron contra la integridad y la intimidad de Verónica. Consideramos que el sistema judicial es patriarcal porque está masculinizado y porque no se tiene en cuenta la situación de vulnerabilidad en la que se encuentran las mujeres, contamos con una Ley Orgánica contra la violencia de género del año 2004 que necesita actualizarse y reformarse.

Debido a las circunstancias en las que nos encontramos se hace imposible salir a la calle a manifestarnos, no obstante, el sentimiento de sororidad tan fuerte ha movilizado una vez más a la sociedad que se está reivindicando con hashtags como #metoo #justiciapatriarcal #justiciaparaveronica con el objetivo de que se consiga encontrar culpables y la muerte de Verónica no haya sido en vano.

Ver esta publicación en Instagram