Triste, pero cierto. En pleno siglo XXI se siguen produciendo episodios de discriminación por orientación sexual e identidad de género en el trabajo. En muchas empresas arraigan prejuicios que, en muchas ocasiones de manera inconsciente, suponen una limitación para el colectivo LGTB y para nuestra sociedad en sí.

Es de vital importancia que en nuestra empresa hagamos ejercicio de responsabilidad a nivel humano y sopesemos opciones que ayuden a contribuir en el bienestar social, el respeto y la tolerancia dentro de nuestro clima laboral.

Una de las medidas correctivas más efectivas y útiles para ayudar a paliar con este tema es el de contar con un Protocolo de Acoso Sexual y por Razón de Sexo en nuestra empresa que, al igual que en situaciones de acoso, recoge diversas pautas que nos ayudan a derribar este tipo de obstáculos en materia de discriminación por orientación sexual e identidad de género.

 

Protocolos de Prevención del acoso sexual y por razón de sexo, discriminación por orientación sexual e identidad de género.

 

El Protocolo de Prevención del Acoso Sexual y por Razón de Sexo es un documento que tiene por objeto establecer un procedimiento de actuación en casos de acoso sexual, por razón de sexo, discriminación por orientación sexual e identidad de género.

A través del protocolo de acoso, también se establecen una declaración de intenciones de tolerancia cero ante el acoso y la adopción de medidas (códigos de buenas prácticas, acciones formativas y campañas informativas) para facilitar la erradicación del mismo.

Actualmente, según la normativa de la Ley Orgánica 3/2007, todas las empresas tienen la obligatoriedad de desarrollar medidas de actuación, protección y prevención del acoso sexual y por razón de sexo, discriminación por orientación sexual e identidad de género.

 

Otras medidas que ayuden a fomentar la inclusión y la diversidad en el ámbito laboral

 

Es común que, acciones que nos parecen no dañinas, en realidad lo sean. Si no sabemos identificar qué comportamientos pueden ocasionar situaciones de este tipo, las seguiremos haciendo. Por eso es necesario crear una cultura organizacional que difunda buenas prácticas y que deje constancia de aquellas conductas que no serán permitidas y aquellas conductas positivas que facilitarán una mejora en materia de igualdad empresarial.

Algunas de las medidas o pautas más efectivas para ayudar a fomentar la inclusión y la diversidad en el trabajo sería hacer uso de las siguientes prácticas:

Asimismo debemos de ser capaces de identificar toda acción vejatoria o situación discriminatoria producida tanto en la plantilla como en todo tipo de procesos empleados por la empresa. Ninguna de estas conductas debería quedar impune de sanción en nuestra compañía si queremos que esta goce de una buena salud tanto física como mental y de un buen clima y bienestar social que nos ayude a ser ejemplo a nivel humano.

Estoy sufriendo acoso sexual en el trabajo, ¿qué puedo hacer?

 

Lo primero que debes hacer es acudir a la dirección de la empresa o recursos humanos, para comunicar por escrito y formalmente lo que está ocurriendo. Recuerda que te pedirán que:

  • Lo plasmes por escrito,¿Qué hacer en caso de discriminación por orientación sexual e identidad de género en el trabajo? 1
  • identifiques a la persona acosadora,
  • incluyas una breve descripción cronológica de los hechos,
  • aportes pruebas objetivas: como mensajes de Whatsapp, grabaciones de audio (son legales si te grabas a ti mismo/a), etc.
  • identifiques posibles testigos que puedan avalar tu historia.

Verás cómo te toman en serio y tratan el tema con sigilo y confidencialidad y te darán una respuesta y un tratamiento más que adecuado.

No decir nada y no denunciarlo NO DEBE SER UNA OPCIÓN. Debes luchar por tu dignidad e intimidad.